SALZBURGERFESTSPIELE3

SALZBURGER FESTSPIELE

El orgullo de los salzburgueses hacia la figura de su mayor músico, Wolfang Amadeus Mozart, siempre fue patente, pero no fue hasta el siglo XX cuando el deseo de ensalzar al genio se materializó en un hecho concreto: en 1920, los sueños de tres personajes decisivos en el mundo de la música concretó en el mayor festival musical del mundo: Richard Strauss, Max Reinhart y Hugo von Hoffmannsthal se unieron en el deseo de conmemorar a Mozart. En la historia de la dirección del Salzburger Festspiele hay dos personajes que han descrito la línea del festival con una impronta fuerte y personal: Herbert von Karajan y Gérard Mortier, representantes de la tradición y la agitación cultural respectivamente.

Durante los 41 días que durará el festival de este año, desde el 22 de julio al 31 de agosto, se llevarán a cabo, en 14 lugares diferentes, 192 actuaciones, de las cuales se contarán 46 representaciones operísticas, incluidas tres nuevas producciones. El festival se abrirá con un estreno mundial del compositor británico Thomas Adès: una nueva partitura de ‘El ángel exterminador’ con libreto de Tom Cairns basado en el original de Luis Buñuel. Otros de los momentos emocionantes de este verano, los causarán las voces de Cecilia Bartoli y Norman Reinhardt en ‘West Side Story’ de Leonard Bernstein y la voz de Krassimira Stoyanova en ‘Die Lieber der Danae’ de Richard Strauss.

Para hospedarse en alguno de los mejores hoteles de la ciudad es conveniente efectuar la reserva con suficiente anticipación. Junto al lago Woerthersee, Schlosshotel Velden ocupa el antiguo palacio de verano en Schönbrunn. Situado a pocos metros de la casa de Mozart, el Hotel Goldener Hirsch –el ciervo de oro– ha sido un lugar de estancia primordial desde que fue el edifico de principios del siglos xiv comprado por la Condesa Harriet en 1939 y convertido en hotel tras decorarlo con el estilo tradicional austríacos, de regusto rural pero, a la vez sofisticado. Centro social durante el festival es el Hotel Sacher, que ocupa un edificio construido en 1866 a orillas del río Salzach. Para los que prefieran un hotel boutique moderno, las 16 habitaciones del hotel Goldgasse disponen de excelentes vistas a la ciudad, particularmente la suite de la planta superior que cuenta con una formidable terraza privada.

A pesar de ser la cuarta ciudad de Austria, Salzburgo ha sido tradicionalmente considerada la capital gastronómica del país y mantiene hoy una inusual concentración de estrellas Michelin y toques de Gault-Millau. Entre los numerosos restaurantes recomendables sobresalen Magazin, que dirige el famoso chef Richard Brunn Auer, Pfefferschiff, en la vecina Söllheim, Esszimmer del chef Andreas Kaiblinger y Riedenburg de Nicole y Helmut Schinwald. Alojados o no en el hotel Sacher, toda visita a la ciudad de Mozart es una ocasión para degustar la más auténtica tarta Sacher –elaborada a base de bizcocho de chocolate y una capa de mermelada de albaricoque recubierta de chocolate negro glaseado– en la cafetería donde vio por primera vez la luz en 1832.

Más información en salzburgerfestspiele.at