ianfleming-xlarge

Ian Fleming

Ian Fleming es el creador de uno de los héroes británicos más famosos de todos los tiempos gracias, en gran medida, a las adaptaciones cinematográficas de sus novelas protagonizadas por James Bond.

Fleming nació en Londres y en una familia acomodada, estudió en Eton, uno de los colegios más prestigiosos de la capital británica -en el que cursa estudios, tradicionalmente, el heredero de la corona británica-, y también estuvo un tiempo en una academia militar; cursó sus estudios universitarios en Austria y Alemania, concretamente en Munich, trabajó para la agencia Reuters y también como agente de bolsa en Londres.

Pero a finales de los años 30 estalla la Segunda Guerra Mundial; Fleming fue reclutado por el área de inteligencia naval de la Royal Navy, sin duda esta experiencia le ayudó a ambientar del modo que deseaba sus novelas protagonizadas por James Bond. Ya en los años 50, su éxito como escritor era incuestionable tanto por su saga del agente 007 como por sus obras de literatura infantil y pudo retirarse vivir en Jamaica.

Se casó y tuvo un hijo, su matrimonio fue de los que duró hasta que la muerte los separó; ocurrió en Inglaterra en el año 1965, cuando Ian Fleming no contaba más que 56 años: su corazón se paró en la ciudad peregrina de Canterbury, el creador de James Bond fallecía víctima de un infarto de miocardio.

Hoy, en el día de su efemérides, recordamos a Fleming del que es, sin duda, el mejor modo de recordar a un literato, a través de sus palabras y lo hacemos rememorando también una anécdota ¿sabes por qué James Bond, el espía 007, se llama James Bond y no de otro modo? la razón es de lo más prosaica, Ian Fleming buscaba nombre para su espía, tenía que ser un nombre no excesivamente original y, en cuanto vio un libro del ornitólogo americano James Bond, supo que ese sería el nombre de su espía.